Lo que Bill Gates no vio: cómo es la estafa que usa su tecnología preferida para vaciar tarjetas

El auge de la Inteligencia Artificial trajo aparejado un nuevo tipo de delito; muy sofisticado y difícil de denunciar. ¿Cómo prevenir una estafa?.

En reiteradas ocasiones, el empresario multimillonario Bill Gates compartió su visión acerca de la tecnología del momento: la Inteligencia Artificial (IA). El fundador de Microsoft favoreció a esta herramienta e incluso predijo que causará una gran revolución, como lo ha hecho el Internet en los 90.

Sus visiones no están lejos de convertirse en realidad, puesto que ya varios gigantes tecnológicos se encuentran en una carrera por imitar e incorporar el servicio de ChatGPT, un sistema de chat con inteligencia artificial que permite interactuar con un robot y es capaz de responder a cualquier cosa que le pidas.

A pesar de los halagos que cosechó el invento de Open Ai, ahora varios estafadores se aprovechan de la fama de ChatGPT para engañar a los usuarios de las redes sociales. A continuación, todos los detalles sobre la nueva gran estafa.

Recientemente, la empresa de ciberseguridad Kaspersky advirtió sobre un nuevo tipo de engaño que usa a ChatGPT como protagonista, para acceder a miles de datos personales de usuarios inocentes.

Según reportan los expertos, los estafadores crean grupos en redes sociales o incluso aplicaciones que imitan de manera convincente la cuenta de OpenAI, la firma que desarrolló el chatbot con inteligencia artificial.

Así, los delincuentes cargan publicaciones aparentemente oficiales con noticias sobre el servicio y promocionan un falso programa vinculado a ChatGPT. Una vez que los internautas ingresan en el enlace de la publicación, son redirigidos a un sitio web que, al introducir usuario y clave, roba las credenciales.

¿CÓMO PREVENIR UNA ESTAFA?

Para evitar una estafa de este tipo, es esencial que los usuarios interesados en explorar ChatGPT lo hagan mediante la versión web. Si de todas formas se desea descargar una aplicación, es recomendable chequear el emisor de dicho contenido y contar con referencias previas.

Fuente: www.cronista.com/infotechnology

Top